Revista de filosofía

Del neoliberalismo al neoviralismo

194
Del neoliberalismo al neoviralismo

PARTÍCULAS DE VIRUS SARS-COV-2 (AMARILLAS), COMO SE VE USANDO UN MICROSCOPIO ELECTRÓNICO CDC / SCIENCE PHOTO LIBRARY

Trad. Maria Konta

 

Con esta crisis sanitaria, hemos visto la aparición, entre los muchos que dan lecciones, de aquellos que se oponen a las medidas del confinamiento, como si el virus ayudara naturalmente a liquidar a los inútiles y los más débiles. ¿Para fortificar la especie quizás?

 

Recientemente, las voces se han vuelto cada vez más ansiosas por denunciar el error de confinamiento y explicarnos que al permitir que el virus y las inmunidades disponibles funcionen, habríamos obtenido, a costos económicos más bajos, un resultado mucho mejor.[1] Los costos humanos, se habrían limitado a una ligera aceleración de las muertes programadas antes de la pandemia. Cada uno de los ideólogos de lo que se puede bautizar “un neoviralismo”, ya que reformula el neoliberalismo económico y social sobre el plano sanitario, va allí con un arsenal de figuras y referencias al cuál que todos los que están en puestos avanzados de información y experiencia no faltan replicar. Pero este debate no interesa a los neoviralistas, que a priori están convencidos de la ignorancia o de la ceguera de todos los que están en el centro de la atención. Y no somos tímidos, mientras lo hacemos, para hablar del sometimiento del conocimiento al poder, cuyo poder es en sí mismo ignorante o bien maquiavélico. En cuanto a los demás, a todos nosotros, somos gogos para ellos.

 

Siempre resulta interesante ver surgir a los sermoneadores de lecciones. En general, llegan un poco tarde y cambian la historia. Ya sabían todo de antemano. Por ejemplo, las condiciones de vida en hogares de ancianos a menudo no son atractivas. Como ya lo sabían, ¿qué no usaron sus conocimientos antes para cambiar este estado de cosas? La cuestión de las condiciones y el ssentido mismo de las vidas, a veces extendida en su mayor parte por la supervisión médica y social, ha sido una pregunta que se ha hecho durante mucho tiempo. Antes he escuchado a personas mayores preguntarlo. También escuché a algunos preguntar por qué no se les permitía terminar más rápido.

 

Dicho esto, no todas las personas mayores de 70 años, incluso con una discapacidad en particular, están necesariamente muertas. Asumiendo el libre comercio con el virus, el virus lo habría resuelto, sin mencionar a los menores de 70 años, porque todavía hay algunos. Sería entendible si no tuviéramos algún medio de protección de todos modos. Hay un círculo vicioso que es el de nuestra tecnociencia médica. Cuanto más sepamos cómo cuidarnos, más complejos y rebeldes serán los afectos, y menos podremos dejar que la naturaleza siga su curso, lo cual sabemos muy bien en qué mal estado se encuentra en general.

 

Pero es natural que los neoviralistas hablen sin decirlo: una sabia disposición natural hace posible liquidar los virus liquidando a los viejos inútiles e infelices. Por un momento se nos dice que bien podría fortificar la especie. Y esto es lo que es intelectualmente deshonesto y cuestionable tanto políticamente como moralmente. Porque si el problema está alojado en nuestra tecnociencia y en sus condiciones socioeconómicas de práctica, entonces el problema está en otra parte. Está en la concepción misma de la sociedad, sus objetivos y sus desafíos.

 

Del mismo modo, cuando estos neoviralistas estigmatizan una sociedad incapaz de soportar la muerte, se olvidan de que todo lo natural y sobrenatural que una vez permitió relaciones fuertes y, en última instancia con la muerte, han desaparecido. La tecnociencia ha destruido la naturaleza y el sobrenaturalismo. No nos hemos convertido en débiles: por el contrario, hemos imaginado que nos hemos vuelto todopoderosos … El conjunto de las crisis en las que estamos atrapados, y de las cuales la pandemia de Covid-19 es solo un efecto menor en comparación con muchos otros, proviene de la extensión ilimitada del uso gratuito de todas las fuerzas disponibles, natural y humanas, en vista de una producción que no tiene otro propósito que ella misma y su propio poder. El virus ha llegado a señalar que hay límites. Pero los neoviralistas son demasiado sordos para escucharlo: solo escuchan el ruido del motor y el crujido de las redes. Por lo tanto, son arrogantes, llenos de suficiencia e incapaces del mínimo de modestia simple que es esencial cuando la realidad es compleja y reacia.

 

Básicamente, todos se comportan, incluso si no llevan armas, como aquellos que se manifiestan en público bombardeados con rifles de asalto y granadas contra la contención. El virus tiene que morirse de risas. Pero hay más por qué llorar, porque el neoviralismo surge del resentimiento y conduce al resentimiento. Quiere vengarse de los tímidos comienzos de la solidaridad y de las exigencias sociales que se manifiestan de nuevas maneras. Quiere poner fin a cualquier deseo de cambiar este mundo autoinfectado. No quiere nada que amenace la libre empresa y el libre comercio, incluso con los virus. Quiere que siga dando vueltas en círculos y que se hunda en el nihilismo y la barbarie que estas supuestas libertades esconden tan mal.

 

Notas

[1] El original en francés “Du néolibéralisme au néoviralisme” fue publicado el 10 de mayo 2020 en Libération. Véanse: https://www.liberation.fr/debats/2020/05/10/du-neoliberalisme-au-neoviralisme_1787957