Revista de filosofía

No hay herencia. Irina Sandomirskaja, Jean-Luc Nancy y Peter Trawny en conversación sobre el nacionalismo y el patrimonio cultural

258

Trad. Maria Konta

IRINA SANDOMIRSKAJA

 

Irina Sandomirskaja: Querido Jean-Luc, querido Peter, muchas gracias por aceptar mi ivitación de participar en esta conversación. http://balticworlds.com/there-is-no-heritage.[1] Fue sugerida con mucha consideración, como siempre, por Marcia Sá Cavalcante Schuback y organizada de alguna manera apresuradamente, y les agradezco a ambos por haber encontrado un momento para hablar conmigo. Marcia y yo junto con algunos otros colegas estamos colaborando en un proyecto que construye una crítica del patrimonio cultural como un modo de producción de valor y sus ideologías y prácticas. Tanto la obra de Jean-Luc como la de Peter en la teoría crítica ha sido ampliamente reconocida y es especialmente relevante en la reflexión crítica del nacionalismo, un fenómeno intelectual y político que hoy en día se está fortaleciendo espectacularmente a pesar de que su carácter antidemocrático ha sido expuesto en muchas instancias de reflexión crítica. El nacionalismo como aparece hoy en día, en este momento de crisis de la democracia en Europa, probablemente constituye el único conjunto de valores que pueden describirse como un patrimonio cultural y legado verdaderamente europeo, un baluarte del mundo de fantasía de la nación como autosuficiencia orgánica en oposición a la democracia, o, para usar el término de Jean-Luc, communauté désoeuvrée (comunidad desobrada).

Me gustaría hacer una breve introducción a esta conversación para explicarles las preguntas que les estoy haciendo y por qué. Estamos sentados y hablando rodeados por los grandes interiores de la Galería Thiel (Thielska galleriet), uno de los mejores museos de Estocolmo, una preciosa colección de arte y diseño modernista sueco, un monumento al colosal esfuerzo de Ernest Jacques (Jakob) Thiel (1859 –1947), un banquero, en algún momento el hombre más rico de Suecia, un coleccionista de arte y un amigo y defensor de las artes y de los artistas. Esta galería es hoy en día uno de los mejores ejemplos de patrimonio nacional sueco cuidadosamente recopilado y conservado. Rodeado de estos objetos, en la atmósfera de refinado conocimiento, es difícil ser crítico con el patrimonio cultural y sus ideas y la formación de sus valores. En uno de sus ensayos, Jean-Luc Nancy presentó lo que parece ser la posición crítica más importante en este sentido cuando proclamó que “no hay herencia”. Sin embargo, miren a nuestro alrededor. Aquí está, la presencia altamente prominente e impresionante e innegable de los valores nacionales que aparecen en la forma de las bellas obras de arte, interiores históricos diseñados con buen gusto y tecnologías avanzadas de museos. Hay mucho patrimonio cultural, quizás incluso demasiado.

Puede sonar irónico en este entorno, pero me gustaría volver a la relación especial entre el patrimonio cultural y el comunismo, o, de manera más amplia, sobre el comunismo en su relación con el problema del pasado. Hace poco descubrí este problema por mí mismo. Mañana, Jean-Luc estará en la Universidad de Södertörn dando una conferencia sobre la comunidad. Me gustaría recordarte, Jean-Luc, cómo nos conocimos personalmente. Esto fue hace varios años, cuando estaba participando, junto con un grupo de colegas, en un seminario en Estrasburgo, un viaje que Marcia Sá Cavalcante Schuback organizó para nosotros específicamente para discutir tu libro sobre la comunidad desobrada. Este es un libro que hemos estado leyendo y discutiendo intensamente desde entonces, y ciertamente esperamos tu conferencia mañana. Porque desde que escribiste este libro, este manifiesto, diría, de una Europa libre, democrática y cosmopolita, las cosas han cambiado, ¿no es así?

 

Jean-Luc Nancy (JLN): Oh sí, ciertamente, de hecho.

 

IS: Entonces, probablemente no lo consideraría una repetición trivial si te hago esta pregunta sobre el comunismo y sus problemas con el pasado. ¿Cómo crees que aparece este problema ahora, cuando el significado mismo del “co” “desobrado” pero constitutivo en la “comunidad” ha sido cuestionado, aunque de una manera nueva, nuevamente?

 

JLN: Pero Peter me dijo que recientemente dio una conferencia y le dijo a su público que no hay herencia, y que eso no tenía ninguna conexión conmigo.

 

Peter Trawny (PT): Sí, estaba dando una conferencia sobre el legado de Heidegger, con un signo de interrogación, y afirmé que no hay herencia en su sentido.

 

IS: ¿Son iguales el legado y el patrimonio cultural?

 

PT: No, no, no son sinónimos, pero ese no era el punto. Estábamos hablando sobre la relación entre patrimonio (heritage) y herencia (inheritance), y Jean-Luc en su artículo estaba escribiendo sobre heredité, que sería una tercera noción.[2] Sería interesante pensar primero en las relaciones entre estos tres fenómenos. Por ejemplo, hablando de la tradición cristiana o del patrimonio cultural, ¿cómo se piensa en su relación con el legado? Hablando sobre el comunismo, ¿quién pensaría que esta conexión es válida dado el hecho de que Marx estaba en contra de la herencia y que para él la revolución era una forma de interrupción y ruptura con los patrimonios?

 

IS: Hablando de la interrupción de la herencia por la revolución, recientemente escuché una entrevista con un burócrata ruso que se ocupa del desarrollo urbano en algún lugar de una ciudad del norte de Rusia. Ella se quejaba de que es totalmente imposible lidiar con cualquier planificación urbana en la Rusia contemporánea porque en las ciudades, “todo es patrimonio”.

 

PT: (risas)

 

JLN: Rusia contemporánea?

 

IS: En la Rusia contemporánea, sí, pero esos lugares de los que habla fueron obviamente proclamados como sitios patrimoniales durante el período soviético. A diferencia de lo que dijo Marx sobre la revolución que interrumpía la herencia, en la práctica la “heredación” en la Rusia soviética comenzó inmediatamente después de la revolución y fue promovida por el régimen revolucionario. Inicialmente, los bolcheviques rechazaron las repeticiones y los retornos en la historia (y el patrimonio cultural es un fenómeno de retorno) aproximadamente de la misma manera que Marx y Engels rechazaron la repetición en la revolución en el Manifiesto Comunista y en el 18 ° Brumario. También estaban fuertemente en contra de la mercantilización del pasado. La relación del régimen soviético tardío con el legado bolchevique es, por supuesto, una pregunta complicada. Sin embargo, en resumen, hoy en día, literalmente, todo es patrimonio de un período histórico u otro, en un sistema de valores u otro.

 

JLN: No sé si podría decir algo sobre Rusia, porque no conozco a Rusia. Existe la sensación de que durante mucho tiempo ha habido una continuidad en Rusia, un vínculo con todo lo que ha pasado, por ejemplo, en Iván el Terrible de Eisenstein. Era una película sobre la herencia de los zares, y la victoria de Iván sobre los boyards se comparó con la[3] revolución y su oposición a la iglesia.

Como dice Peter, la revolución significa una lucha contra el pasado. Creo que el tiempo entre Nietzsche y tal vez Lenin es, precisamente, el momento de la ruptura. Nietzsche rompe la historia en dos. Esto es por un lado. Por otro lado, el comunismo mismo, al menos según Engels, puede considerarse como una especie de herencia, es decir, de los primeros cristianos.[4] Según Engels, los primeros cristianos fueron los primeros comunistas. Y en cierto modo, esto es cierto, porque los Hechos de los Apóstoles, el libro del Nuevo Testamento que sigue a los Evangelios, contiene una descripción muy conocida de su vida en comunidad, todos ellos viviendo juntos y compartiendo bienes comunes. Hay una historia sobre una pareja entre los apóstoles que hicieron algo mal con respecto a la comunidad, y luego hubo una especie de juicio, una condena común y un castigo de Dios: murieron porque se guardaron para ellos mismos algo que debería pertenecer a todos.[5] Creo que tal vez esta idea de la comunidad de los apóstoles tiene algo que ver con la actitud del cristianismo hacia la riqueza.[6] Probablemente no hay otra religión que tenga tanto odio a la riqueza. Recuerdas la historia de la limpieza de los comerciantes del templo, o el discurso contra los ricos en la epístola de Santiago en el que proclama contra todos los ricos.

Y creo que eso también tiene que ver con la filosofía. En Platón y después de él en Aristóteles hay críticas de los sofistas.[7] Convierten la lengua en una mercancía, toman dinero por el lenguaje, enseñan a hablar por dinero. Y Platón dice: “No me gusta eso en la academia; enseño por mera comida, y no gano dinero con eso”. Aristóteles también criticó fuertemente la idea de obtener ganancias con dinero, por ejemplo, en su crítica de un poema de Solón. Solón escribió que no hay límite para la riqueza, mientras que Aristóteles argumentó que Solón estaba equivocado porque hay un límite, ya que hay un límite para cualquier tipo de técnica, y lo mismo ocurre con el dinero. Y creo que es el período entre Platón y Cristo que fue precisamente el momento en que Marx llamó precapitalismo.

JEAN-LUC NANCY

 

IS: ¿No después de Cristo?

 

JLN: Después de Cristo comienza un tiempo de suspensión, y luego solo después comienza el capitalismo posterior. Y creo (¿tal vez alguien ya lo ha hecho?) si alguien escribiera la historia del cristianismo desde el Renacimiento y tal vez hasta Marx, realmente encontrarás muchas declaraciones contradictorias, algunas criticando la riqueza y otras alentándola. La iglesia misma era enormemente rica. Entonces, está en juego algo que pertenece a la mutación completa, tal vez, no exactamente por la riqueza sino por el significado del oro, la plata y las piedras preciosas. Antes de los griegos, y por supuesto, en Egipto, el faraón sería enterrado con muchas joyas. Ya sabes, la máscara de Tutankamón, y así sucesivamente. Lo que sería comprensible en Egipto, pero deja de serlo en el momento en que nace el imperialismo ateniense y comienza el comercio, o en Roma, por ejemplo, cuando la gente comienza a construir casas para alquilarlas y ganar dinero. Ya estaba allí, la posibilidad de hacer dinero mediante el comercio de granos del norte de África o de Sicilia. Esto era un asunto del estado, pero el estado estaba contratando personas para que hicieran eso por el estado.

Y en ese momento el cristianismo, en realidad, antes del cristianismo, fue la filosofía la que primero presentó la condena de todo eso. Había una sensación de que había aparecido un tipo de apropiación que antes se desconocía, un tipo de apropiación que no era exactamente ilegal sino inmoral, pero ¿por qué? La apropiación de riquezas por el faraón en el Antiguo Egipto no solo era legal, sino también moral porque era un acto sagrado, y había una relación entre el oro como símbolo sagrado y la sacralidad de la persona del faraón.

Quizás se pueda decir que la crítica de la riqueza tiene que ver con la crítica de la idolatría en la Biblia. Puedes comprar tu ídolo con todo el oro y las piedras preciosas que quieras, pero sigue siendo simplemente una estatua, no habla. Tal vez podríamos decir que la idea de comunidad aparece en el cristianismo como una idea precisamente de la apropiación no privada de la riqueza y, al mismo tiempo, la reducción del papel del dinero a los medios para comprar lo que es necesario para la vida pero no para crear capital.

 

PT: A este respecto, dado que estamos hablando de los antecedentes históricos, esta crítica de la riqueza en el Nuevo Testamento es en realidad una repetición de lo que sucede en el Antiguo Testamento, al comienzo de la religión judía. Es la historia del becerro de oro. En Jesús, la crítica de la riqueza también es un motivo judío, que también nos lleva a Marx, en cierto modo, si queremos establecer este paralelo.

 

JLN: Absolutamente correcto, absolutamente. Pero precisamente entonces hay una ruptura, y la lucha entre el judaísmo y Cristo es el testimonio de eso. Recordamos la historia de la limpieza del templo, cuando Cristo les dice a los comerciantes que están convirtiendo la casa de mi padre en una guarida de ladrones, están robando. La historia del becerro de oro es extremadamente importante porque el becerro de oro es lo opuesto a la ley: cuando Moisés viene con la ley, encuentra al becerro parado en medio de la gente. Todo esto es parte de toda la transformación del mundo occidental, el área mediterránea.

Uno puede ver que la idea del comunismo es en cierto modo una idea anticapitalista porque debería ser la idea de usar, no solo dinero, sino todo, todos los recursos. Esta es la cuestión del uso, el valor del uso contra el valor de cambio. Aquí hay muchos problemas, pero este es el punto de partida. Es muy interesante e incluso sorprendente lo que sucede en el cristianismo más tarde, con Francisco de Asís. Sabemos que Francisco consideraba la pobreza como la principal virtud. Sin embargo, para Francisco la pobreza significaba usar todo para una buena vida y no para la acumulación de capital. Entonces, al mismo tiempo, su crítica fue contra la nobleza que estaba acumulando tesoros, y consideró correcto sacar dinero de la nobleza porque no usaban el dinero de la manera adecuada, porque su dinero no era para el bien de la gente. Exigió que devolvieran ese dinero al pueblo, pero por pueblo Francisco se refería al primer burgués (aunque, por supuesto, todavía no había proletarios), sino burgueses en el sentido de que esos eran los habitantes de la ciudad. Y luego se puede decir que Francisco creó una energía positiva para la invención del capitalismo porque propuso la idea de circulación, la idea de que el dinero no debería estar en vano porque existe un buen uso para él. Pero no sé lo suficiente de eso. Por ejemplo, Agamben ha escrito un libro sobre Francisco y la pobreza y no está completamente de acuerdo con la idea de ese historiador italiano, al menos en lo que concierne al mismo Francisco.[8] Ya sabes, en la historia del cristianismo, y especialmente en la historia del cristianismo occidental, surgió una y otra vez la cuestión de cómo deberíamos usar la riqueza de una buena manera. Cada vez más, el buen uso se definió por dos cosas: la tecnología y la tecnología del Estado que le permite, por ejemplo, a uno hacer barcos que puedan cruzar el mar.

Mucho antes de Colón, cuando Marco Polo fue a China, ¿qué estaba en juego entonces? Era algo muy diferente del uso: quería encontrar cosas allí que no tenían aquí y que son preciosas precisamente porque no podemos venderlas. Marco Polo no usa mucha tecnología, pero la idea de ir allí es importante. Más tarde, Colón tenía el libro de Marco Polo con él en su barco. Tecnologías por un lado, y por otro lado, el Estado. El Estado se hace necesario precisamente con la formación de la sociedad burguesa, y luego se usa la tecnología para comenzar a construir todo tipo de máquinas, incluso las máquinas sociales, para crear algo diferente del orden feudal. Por lo tanto, el estado destinado a administrar el bien de las personas al mismo tiempo tiene que usar todos sus medios para hacer dinero, y se convierte en el creador de dinero más importante.

 

PT: Pero aún así, solo agregaría algo. Hablando de patrimonio en la perspectiva histórica, tendremos que considerar la ley romana, porque, supongo, este es en realidad el origen de todos los términos que todos usamos cuando hablamos de patrimonio y herencia y similares. Incluso si podemos comenzar con Jesús y con las interpretaciones judías sobre la riqueza, el significado del patrimonio, de la herencia o del legado, incluso si todo esto tiene un significado en el sistema cristiano, todavía vienen del lado romano, diría. Esto será importante que pienses en tu tema, Irina.

 

JLN: Sí, esto es correcto y muy cierto. Cuando Carl Schmitt afirma que nuestros conceptos políticos son todos conceptos teológicos secularizados, creo que está totalmente equivocado. Porque las preocupaciones teológicas, al menos en la iglesia, en la eclesiología y en parte en la dogmática, tienen su origen en Roma. Fue la sacralización de Roma lo que hizo a la iglesia: Roma no era exactamente secular, pero Roma fue al menos el único fenómeno en la historia cuando una ciudad se volvió sagrada. El dios de Roma es Roma. Históricamente, existe la idea de regresar a Roma, la idea del imperio: todos los imperios, tal vez incluso el Tercer Reich, tenían algo que se parecía a Roma, pero no se produjo una representación precisa, y eso marca la separación del estado de la sociedad Hay muchos problemas sociales en la historia de Roma, pero el estado se convierte en una esfera separada en Roma en el sentido de la estabilidad. Y luego, la idea del comunismo en Marx es precisamente eliminar esta separación, como dice el joven Marx, hacer desaparecer la política para volver a todos los ámbitos de la sociedad. Y luego, una vez más, el comunismo significa la ruptura del patrimonio de la apropiación, y de esta manera podemos decir que el patrimonio proveniente del derecho romano no es la única forma sino una forma muy importante de apropiación privada.

PETER TRAWNY

 

Día 2: Rönells, una librería de segunda mano en Estocolmo

 

IS: Permítanme recordarles que ayer nos detuvimos en el momento en que comenzaron a hablar sobre Roma, el estado y la estabilidad.

 

JLN: ¿Sí y …? ¿Continuaremos?

 

IS: Sí, por favor continúa.

 

PT: Nuestro tema es el patrimonio.

 

IS: Sí, el patrimonio es nuestro tema, estábamos hablando sobre el comunismo, y antes de abordar el tema de Roma, hablaste de la Biblia y los griegos.

 

JLN: Sí, lo sé, lo sé, pero la pregunta es más bien saber cómo volver al tema del patrimonio …

 

IS: Creo que la conexión que querías establecer era que los aspectos legales del patrimonio y del legado provienen de Roma.

 

JLN: Tal vez, tal vez en el sentido legal, la forma jurídica que conocemos, y con el enlace a la Biblia y la propiedad, pero no sé nada sobre el patrimonio que no sea el patrimonio cultural, ¿tú sabes?

 

PT: No sé.

 

JLN: Creo que hay dos significados del patrimonio, o más bien, solo hay uno, pero se remonta a heredero, heres en latín, el que tiene derecho a hacerse cargo de la propiedad del padre.[9] Y luego, como suele ser el caso en nuestra cultura, el que tiene este derecho es el hijo. Pero ya aquí viene primero algo que está conectado con la masculinidad, con el hijo, porque la hija a menudo no era un heredero en el mismo significado. Y hoy, como saben, en el mundo islámico, hay una pregunta sobre el patrimonio para la mujer. En Túnez, la nueva constitución ha cambiado las reglas sobre la herencia por la hija. Hasta ahora, no ha habido casi nada para la hija, ningún derecho a ningún tipo de patrimonio, pero ahora ha cambiado.

Pero con eso también viene el segundo significado de heredar, la idea del patrimonio como el legado de una cultura, como la cultura heredada por la gente. Y yo diría, en ambos casos, surge la misma pregunta: ¿de dónde viene el derecho de ser heredero? En cierto sentido, todo se vuelve más inteligible cuando pensamos en términos de una cultura o una sociedad porque un grupo tiene un idioma, y ​​el idioma es algo que es patrimonio de una manera bastante obligatoria porque los niños hablan el idioma de sus padres. Y con el idioma, hay mucho más, incluso todas las costumbres de la tribu, etc., etc. Pero cuando la herencia se considera en el sentido de las relaciones familiares (el hijo, el padre, etc.), ¿dónde está la base de ese derecho? ¿Es sangre? Parece ser sangre. Pero si asumimos esto, entonces el patrimonio (heritage) se convierte en legado (heredity), ¿y qué significa patrimonio como legado? Porque el legado es la transmisión del carácter natural. Por supuesto, tengo algo en común con mi madre y mi padre, y algunos rasgos naturales del carácter étnico, etc., pero más allá de eso, las cosas pertenecen al ámbito social y cultural. Por supuesto, recibo algo que me es transmitido por un contexto social tan grande. Tal vez depende de algo que me parece bastante superficial: dónde nací, dónde pasé mi juventud, etc., etc. Por ejemplo, ayer o antier Peter y yo estuviéramos hablando de la filosofía francesa y alemana y cosas así. Y dije, para mí, “la filosofía alemana” es una fórmula extraña porque la filosofía no tiene origen étnico. Griega, alemana, francesa, italiana, incluso con un pequeño toque de España, todas son filosofías. Tal vez preferiría hablar de la filosofía latina como algo especial, y esto tiene que ver con el lenguaje, porque desde la Edad Media hasta la filosofía de Descartes la filosofía se escribía y se hablaba en latín. Y después de eso comienza una historia de traducción, y diría que la traducción desempeñó un papel interfilosófico. Cuando los franceses tradujeron por primera vez a Hegel, esa primera traducción fue a veces realmente divertida, ya sabes. Toma solo una cosa. En la primera traducción de Hegel, Begriff fue traducido como noción y no como concepto.

Bueno, entonces, a nivel cultural, si hablo de herencia europea, especialmente en tomos modernos, desde Descartes, tiene sentido, OK, no es herencia africana. Pero, por ejemplo, cuando la gente en Europa argumenta que la herencia europea es principalmente herencia cristiana, esto no está tan claro, porque el cristianismo es una parte muy importante de la cultura europea, pero no toda; de lo contrario, debes considerar la historia del cristianismo y las formas en que el cristianismo se transformó, y las formas en que se construyó tantas veces.

Bueno, y luego la noción del patrimonio tal como lo tenemos hoy en día ya no sigue el modelo de la familia, porque ya no tienes derecho a decidir qué fue en el pasado. La transmisión de la cultura significa que cada acto de transmisión transforma los bienes que se supone que se heredan. Heredé la casa de mis padres junto con mis cuatro hermanas y hermanos. Vendimos la casa y cada uno recibió una cierta cantidad de dinero. Lo que significa que si heredo después de mis padres como lo hice, heredo de la manera capitalista: no hay transformación de la herencia, sino un retorno al equivalente general del dinero. Pero si miramos esto de una manera diferente, lo que sucedió fue una transformación total porque ya no era la casa de nuestros padres. Así es la vida, y es normal que la casa de mis padres se convierta en algo del pasado.

Entonces, ¿qué significa ser un heredero? Debo decir que no lo sé. Sé muchas cosas sobre mi cultura y también sobre mi familia, mis padres y abuelos, mis bisabuelos. Incluso sé quién fue el primer Nancy en mi rama de los Nancys, porque había muchos Nancys. Por ejemplo, Nancy podría ser un nombre judío, porque es el nombre de la ciudad. Pero no lo es, porque sabemos que era un huérfano a quien le dieron el nombre de Nancy cuando era niño.

 

IS: Tienes un largo recuerdo en la familia.

 

JLN: No, no es largo, comienza en el siglo XIX. Una de mis hermanas tiene una fotografía del primer Nancy tomada a fines del siglo XIX.

 

IS: Pero … Si Peter me lo permite, probablemente quieres decir algo o comentar, no quiero ser maleducada … Pero tengo una pregunta diferente aquí.

 

PT: Entonces, eres maleducada. No, no (riéndose), por favor continúa.

 

IS: Quería preguntarle sobre la propiedad de las personas desaparecidas y la situación en la que uno no tiene una conexión directa de sangre o de familia, sobre la situación de no heredar sino de recibir una herencia. Me refiero al texto que escribiste sobre beni vacanti y cómo nos convertimos en propietarios de bienes con los que no tenemos conexión familiar.[10] Y cómo la herencia en este caso no es importante desde el punto de vista de la transmisión familiar, pero se convierte en un problema precisamente debido al hecho de que esta transmisión fue interrumpida y suspendida en la incertidumbre. Una persona desaparecida es aquella de quien no sabemos si está viva o muerta. No hay voluntad, ni testamento, y tenemos que lidiar con algo que simplemente se deja después, sin un testamento. Algo que queda y que no tiene herederos por sangre. Estaba pensando en cómo en nuestro tiempo, en la historia europea del siglo XX, prácticamente todo lo que hemos heredado, todo el patrimonio cultural, es originalmente propiedad de las personas desaparecidas, millones y millones de ellas. ¿Estarías de acuerdo con esto? Y luego la pregunta es, ¿cómo podemos, aquí nuevamente viene la pregunta de la fundación, del fondo, sobre qué fondo poseemos hoy en día lo que pertenecía a las personas que desaparecieron?

 

JLN: Pero tenemos esa frase de Réne Char, una cita de su poema que Hannah Arendt estaba hablando: “a nuestra herencia no la precede ningún testamento”.[11] Un testamento significa la regla para el uso de bienes, que es el patrimonio, y el testamento es la organización del propietario del uso futuro, y luego el testamento en sí depende de la ley nacional. En Francia, lo sé, puedo determinar por mí mismo qué parte de mi patrimonio será heredada por mis hijos en el futuro. Yo mismo, puedo usar una cierta cantidad de dinero, que es de mi propiedad, pero no mucho, por ejemplo, pero si quiero puedo darle a Peter cincuenta euros. Pero si digo que le daré cien euros, mis hijos dirán, no, no, no tienes el derecho, esto es nuestro.

Eso significa, y esto es interesante, que incluso el patrimonio privado se somete a la ley social y política general, y esta ley es diferente de la que determina el uso de los bienes por mí mismo. Y en principio, no sé exactamente qué ley es o cómo funciona, hay algo que se llama goce (en el sentido legal, goce legal)[12] y esto significa un uso total sin restricciones, hasta la destrucción de la propiedad. Por lo tanto, si quiero destruir el departamento del cual soy propietario, tengo el derecho de hacerlo. El único problema es que no soy el único que lo posee.

IRINA SANDOMIRSKAJA

 

IS: Entonces, tu goce es limitado.

 

JLN: Si mi esposa y yo decimos, OK, este departamento es nuestro, lo destruimos o lo vendemos, y luego quemamos el dinero, y así sucesivamente. Creo que ciertamente no sería posible por la ley precisamente por el aspecto legal del patrimonio. Porque nuestros hijos tienen derecho a lo que poseemos. No puedo destruir mis bienes.

 

IS: Si tienes hijos, no puedes.

 

JLN: No puedo. Por lo tanto, existe una contradicción: si deseas hacer lo que quieras con tus bienes y decidir con total libertad qué hacer con tu patrimonio, debes estar solo y sin herederos.

 

IS: Si. ¿Sería algún tipo de respuesta a René Char? ¿Con respeto a su tesis sobre nuestra libertad en relación con el patrimonio sin un testamento?

 

JLN: No es porque Arendt estaba sola y sin hijos que ella hizo la pregunta, sino que quiso decir que nosotros (los modernos) estamos solos, no tenemos hijos, no pertenecemos a una sociedad con reglas.

 

IS: Pero hay algo realmente ambiguo en estas palabras de Char, cuando habla de la ausencia de un testamento que precede a nuestra herencia. Encontré una idea similar en un artículo de Viktor Shklovsky, en el que denunció la idea de la herencia y pidió en el presente hacer “una elección revolucionaria del pasado”.[13] Shklovsky escribió esto en 1937, el año del Gran Terror de Stalin, lo que dificulta su interpretación: no era un héroe como Char, un luchador de la resistencia que renunció a los testamentos por un acto de voluntad. ¿La ausencia de un testamento realmente significa que somos completamente libres para elegir un pasado para nosotros mismos, o eso significa que somos completamente libres para destruir el pasado como en este tipo de goce que describió Jean-Luc?

 

JLN: No, no dice nada sobre el pasado. Dice que hay algo porque hay un pasado, pero no lo sabemos, no tenemos reglas, ni discurso, ni conocimiento, ni forma de saber qué tenemos que hacer con eso. Para mí, es precisamente la pregunta de cómo podemos entender nuestro pasado. Desde cierto tiempo, aproximadamente desde el comienzo de los tiempos modernos, vimos que el pasado estaba en relación con el presente como los padres están en relación con los hijos, y que era lo que se llamaba progreso. Progreso significa ir hacia algo mejor. Y ahora, descubrimos que realmente no llegamos a lo mejor, al menos no a todos los niveles, sin mencionar lo máximo.

 

PT: Solo quiero recordar que Hannah Arendt probablemente conocía la frase de Heidegger de Ser y tiempo, donde dice que todo lo bueno proviene del patrimonio: alles gute ist Erbschaft. Y para Heidegger, definitivamente es cierto; él diría que hay un comienzo finito de nosotros y, por lo tanto, cuando comenzamos algo nuevo, siempre se refiere al pasado. Nunca podemos comenzar absolutamente. Solo Dios puede comenzar absolutamente. Creo que, en cierto modo, Hanna Arendt está reaccionando a estas palabras de su amante, maestro y profesor. Apenas dudaría de que haya una historia; la historia es algo con lo que podemos lidiar. Pero como dijo Jean-Luc, no sabemos qué hacer con ella, no sabemos cuál es el siguiente paso. Y Heidegger parece tener razón aquí cuando dice que todo lo que podemos hacer en la filosofía es leer a Platón; siempre leemos a Platón. No podemos imaginar a un filósofo que no lea a Platón. Tal vez hoy hemos llegado a ese punto en que tales filósofos podrían existir, pero eso sería una cierta pérdida.

 

JLN: OK, pero leer a Platón no significa solo una cosa, que obtengo un libro de Platón y lo leo una y otra vez. Cada lectura cambia a Platón. Por ejemplo, si estoy leyendo Platón después de Heidegger, tengo a Heidegger en mi mente, metafísica y todo, y Heidegger se convierte en mi herencia. Entonces, no hay herencia sin la transformación de la herencia misma, y ​​sin ningún testimonio estamos transformando el pasado cada vez, así que, personalmente, no sé qué es el pasado, solo existe el presente. Por el momento, no solo para mí como individuo, sino como miembro de la sociedad. Y hablando de Platón, Platón cambia no solo como resultado de una lectura de Heidegger. Él cambia porque incluso el cambio cambia.

 

También hay otra cita, de la Muerte de Empédocles de Hölderlin, cuando le dice a la gente: “Ahora deben olvidar todo lo que aprendieron: todas sus costumbres, todo su conocimiento, y tienen que comenzar de nuevo”.[14] Es imposible hacerlo, pero él dice que tienen que hacer esto. ¿Por qué Hölderlin pone estas palabras en la boca de su Empédocles? En cierto modo, Hölderlin, por primera vez, produce el primer testimonio del principio de un fin, o del final del primer principio, ahora estoy hablando como Heidegger, y luego llegamos a la pregunta, ¿qué significa un nuevo comienzo? Ciertamente es imposible, y en términos de Heidegger, diría que es la pregunta de cómo el primer comienzo contiene en sí mismo su propio fin. Esa es la pregunta de la caída del ser: la caída del ser que se da con el ser y pertenece al ser. No puedo explicarlo por completo, pero Heidegger no habla de un nuevo comienzo, ni de otro comienzo, sino de otra cosa como un comienzo.

 

PT: Sí

 

JLN: Entonces tal vez esa es la pregunta de un nuevo comienzo, lo que significa que llegamos a un cierto punto y tenemos que reiniciar, y reiniciar implica vínculos con el pasado, sino otra cosa al principio …

 

PT: Jean-Luc, tengo una pregunta para ti como filósofo, no, realmente como filósofo para el futuro, para tu vida futura. Lo siento.

 

JLN: ¿Perdón por qué, para el más allá? Pero no, no soy inmortal.

 

PT: La idea de patrimonio presupone, por supuesto, una intención de alguien que quiere dar algo a sus hijos. Si quiero construir una casa, la quiero no solo para mí sino también para mis hijos, para el futuro. La herencia es un regalo. Si fuera de otra manera, estaría robo, entonces podríamos decir que lo tomamos de allí y el otro no quiere dárselo, quiere quedarse con él, tiene que quedarse con él, y así sucesivamente. Pero normalmente en nuestras relaciones con la historia no hablamos de robar, no somos los ladrones de nuestro pasado.

Tú, en escribir tus libros, ¿tienes esta intención de dar algo a alguien que viene después de ti y quién es tu heredero? ¿Eres tú mismo una herencia, estás creando una herencia para el futuro?

 

JLN: No lo creo. No hago nada, no hago casi nada.

 

PT: Al menos puedes decir que hay personas que leen tus libros y que están llevando lo que leen en tus libros en el futuro, por lo que en este sentido no puedes negar la posibilidad de que estés preparando un patrimonio.

 

JLN: OK, OK. Pero no estoy dando, este es el punto.

 

PT: No estás dando, ¿necesitas un ladrón para que te quite las cosas?

JEAN-LUC NANCY

 

JLN: Sí, si quieres.

 

PT: ¿Un buen lector es un ladrón, entonces?

 

JLN: Oh, está bien, está bien.

 

IS: Entonces no hay testamento en la lectura. La razón por la que leo no es porque hay un testamento, mi derecho a leerte no es porque haya un testamento que me diga que tengo permiso para leerte.

 

JLN: Absolutamente no, no.

 

IS: No. Entonces, ¿de dónde viene mi derecho, es solo mi decisión?

 

JLN: Es solo tu decisión, pero ¿qué significa “tu”? No es mi decisión absolutamente escribir libros, no es absolutamente mi decisión, sino algo que proviene de mi sociedad, mi cultura, mi tiempo, etc., y soy absolutamente incapaz de pensar en algo como un deseo de dar, incluso a mis hijos No creo que sea responsable de darles algo a mis hijos; no estoy hablando de destruir mis bienes, pero tal vez podría usarlos de una manera que al final cuando muera no quede casi nada. Depende de muchas cosas, cuántos hijos tienes, a qué hijos quieres darles algo. A veces hay algo que no deseas dar a algunos niños. Tengo un ejemplo muy concreto. Si tienes un hijo que necesita mucho más dinero que los demás, un hijo menor, cuando los mayores ya tienen sus vidas, mientras que el menor por alguna razón no es lo suficientemente independiente y necesita más dinero. Sé que los demás dirán: “Qué es, él recibe mucho más que yo cuando yo tenía su edad”. Sé que estoy hablando de algo que es muy concreto.

Y luego necesito decir, y dije eso, que antes, hace mucho tiempo, invertí mucho dinero en una casa para mi primera esposa, y esta casa pertenece a mis hijos mayores. Pero es imposible hacer un cálculo. Entonces, qué significa, no lo sé, pero tal vez soy demasiado viejo. Por eso soy tan sensible a las palabras de Empédocles en Hölderlin. Porque en cierto modo, creo que en cada momento, es como si no hubiera ni pasado ni futuro, pero solo hay algo que sucede cuando llega un momento.

 

IS: Llega un momento, sí. Peter, creo que estás dudando. Tienes dudas.

 

PT: Mmm … No, estaba pensando en el problema de la justicia. Porque Jean-Luc estaba hablando de justicia. Entonces, si seguimos hablando del patrimonio, obviamente debería tener algo que ver con la justicia. La pregunta entonces sería si en nuestra relación con el pasado la justicia estaría de alguna manera en juego. Incluso si no hay ni don ni donante, incluso si no existe nada como esto, tal vez haya un tipo de responsabilidad y tenemos que escuchar algunas cosas y no escuchar otras, y esta responsabilidad podría tener algo que ver con el momento de justicia. Por ejemplo, tome todo el discurso sobre la memoria cultural, o tome algo, un evento (inevitable ahora), un evento como la Shoah. ¿Por qué es un momento de justicia en el hecho de que escuchamos las voces de las víctimas y no la voz de Hitler, por ejemplo? O algunas personas solo quieren escuchar la voz de Hitler y dicen: solo queremos esto, y ahora no queremos escuchar las voces de la víctima. Tal vez la cuestión de la justicia en relación con eso está en su lugar aquí.

 

JLN: por supuesto. Pero, ¿es esta una relación con el pasado, la Shoah y Hitler, o es, por el contrario, una relación con el presente, de modo que está sucediendo ahora, de cierta manera, porque hay una manera de hablar de Hitler, y de esta manera es un hecho del presente? No lo sé, podría ser una debilidad de mi mente, pero siento que todo solo está en el presente. El pasado está bien, sé que es el pasado, pero según Bergson es exactamente igual que la memoria. La memoria es la memoria real donde algunas cosas del pasado salen y están allí en el presente. Todo lo demás es … OK. Y, por ejemplo, hoy hablamos de Platón. Por supuesto, Platón juega un papel y lo hará durante mucho tiempo, pero tal vez estamos viviendo en un mundo, en una cultura, donde Platón no es muy significativo. Creo que Platón estaba al tanto de muchas, muchas tecnologías de su tiempo, mientras que yo desconozco la gran mayoría de las tecnologías de mi tiempo. No estoy en la misma relación con mi presente que Platón con el suyo, y ¿qué significa esto? Oh, tal vez eso significa que no soy Platón. Pero me gustaría volver a tu pregunta, Peter. Y tú, cuando escribes, ¿estás escribiendo para hacer un regalo?

 

PT: No, no, no, pero yo no soy tú (risas). No, no tengo esta autointerpretación. Quizás si le dedico algo a alguien, por supuesto que es un regalo, quiero dárselo a alguien. Entonces, si estás dedicando un libro a alguien, podría dedicar un libro a sus hijos, por ejemplo. Pero hasta donde yo sé, esas fueron solo pequeñas cosas que dediqué a las personas de mi edad, no al futuro, en este sentido. Pero, por supuesto, podrías hacerlo de alguna manera. Probablemente alguien con un enorme Nachlass[15]

 

IS: No puedes tener un Nachlass si todavía estás viviendo. Primero tienes que morir, luego tienes Nachlass.

 

PT: No, no. Hay un libro de Robert Musil que se llama Nachlass zu Leibtzeiten (Papeles póstumos escritos en vida).[16] Por supuesto, este es un tipo de restos. Cuerpo, cuerpo, algo que queda después de la muerte, y si eso es algo en el sentido de Heidegger, entonces tal vez hay una promesa, y una promesa es probablemente algo que tiene una dimensión futura.

 

IS: Pero ayer dijiste que les habías dicho a los estadounidenses en relación con los Cuadernos Negros de Heidegger que no hay legado, ¿y qué querías decir?

 

PT: Bueno, en realidad dije en ese documento que nuestra relación con un filósofo no es parte de su legado, pero el legado significa convertirse en filósofo. La herencia de la filosofía, o de un filósofo, realmente, en mi opinión, se está convirtiendo en filósofo. Entonces, Heidegger nunca dice que su interés es la educación de pequeños Heideggers. No quiere tener un legado, quiere ver filósofos. Y uno solo puede convertirse en filósofo si rompe con la herencia, si interrumpe la historia. Como dije antes, sería muy radical pensar en un nuevo comienzo como Empedocles. No salta al volcán sin una razón, sino porque está fallando trágicamente. Pero la herencia de la filosofía solo puede ser convertirse en filósofo y nunca convertirse en miembro del legado de Heidegger.

 

JLN: Y luego no se puede decir que convertirse en filósofo es algo bueno, porque ser filósofo no es un objeto. Kant dice que nadie tiene derecho a llamarse filósofo, sino solo un estudiante de filosofía.

Y en cuanto al Nachlass, no quiero tener ningún Nachlass, y la primera parte de mi Nachlass ya se ha ido, destruida. No guardo nada. El Centro de Archivos de París me preguntó si me gustaría entregarles mi archivo, y dije que no, que no lo haría. Lo que publiqué pertenece al público. Pero mis notas, primeras versiones, etc., no tienen nada de interés.

 

IS: Pero todo lo que dejes en Internet permanecerá para siempre: tus correos electrónicos, por ejemplo. No se pueden borrar. Tal vez deberías haber dejado las primeras versiones a los archivos.

 

JLN: Creo que todo se borrará por sí mismo.

 

IS: Ojalá.

 

JLN: Porque hay demasiado.

 

IS: Creo que las cosas se borrarán por sí mismas en el sentido de que no habrá ojos humanos para leerlas, pero habrá máquinas, y ni siquiera leerán sino resolverán las cosas. Los ojos humanos son incapaces de leerlo todo.

 

PT: Puede convertirse en una nueva forma de arqueología: en un par de décadas, habrá personas que busquen a Jean-Luc Nancy.

 

IS: Encontrar pequeñas pequeñas piezas de Jean-Luc Nancy, juntarlas de una manera totalmente equivocada y decir “eso es, así es Jean-Luc Nancy”.

PETER TRAWNY

 

JLN: OK

 

PT: un dinosaurio.

 

JLN: Por supuesto, estaría de acuerdo con eso.

 

IS: Y este es su derecho a leerlo de la manera que elijan, incluso si la lectura es totalmente incorrecta, pero nadie puede prohibirlo.

 

JLN: Hace veinte años, en la biblioteca nacional de Estrasburgo, un investigador belga encontró un pergamino que resultó ser un texto de Empedocles.[17] Organizaron una ceremonia en Estrasburgo para presentarlo. El erudito descubrió el hecho de que era de Empédocles usando una base de datos, una colección de literatura griega más antigua en la computadora. Entonces pudo verificar lo que tenía en el fragmento con los datos sobre la frecuencia y la proximidad, y finalmente fue evidente que efectivamente era una pieza de Empedocles. Pero ciertamente hay muchas otras piezas en algún lugar que nadie ha encontrado nunca, ¿y qué? Si es mejor tener más piezas de Empedocles, o no, no lo sé.

 

IS: Es muy difícil ser como tú en esta relación, porque normalmente la gente quiere recolectar y preservar cosas. Todos quieren preservar todo. ¿Por qué, qué es, algún tipo de avaricia?

 

JLN: ¿Codicia? ¿Avaricia?

 

IS: Es como si no pudieras dejarlo ir. Quieres conservar y conservar las cosas para siempre. Simplemente no dejar que las cosas desaparezcan.

 

PT: Pero obviamente tienes el problema de pensar en el tema europeo sin propiedad privada. Un sujeto sin el mundo de las objetivaciones. En este sentido, la propiedad privada no es solo algo que el sujeto puede tener por accidente. Ya en el pensamiento hegeliano es necesaria la objetivación del sujeto. La objetivación pertenece al sujeto, es imposible pensar en el sujeto sin objetos, y no solo sin objetos, sino sin objetos que le pertenezcan. Y luego, ahí tienes el enlace, el problema de la herencia.

 

JLN: Pero el propio Hegel dice que no puedes deducir la pluma con la que estás escribiendo. Hay algo de accidentalidad, una accidentalidad esencial del objeto, en mi escritura con un bolígrafo. Hegel dice: “Mi abrigo, no tengo nada que ver con eso, es cuestión de mi sastre”. Pero tal vez ser filósofo, estar en filosofía o ser un sujeto en general, significa estar fuera de cualquier objetivación posible.

 

PT: Por supuesto, es posible. Porque, por supuesto, Hegel también diría que un sujeto, un sujeto burgués, un sujeto civil, tiene que vivir en una familia, debe casarse, etc.

 

JLN: Por supuesto, este es el sujeto burgués. Pero el Geist como sujeto …

 

PT: Quizás el Geist es también un sujeto burgués.

 

JLN: No. No, no creo eso, el Geist tiene Unendlichkeit.

 

PT: Este es el primer Hegel, pero en la época de la Enciclopedia, ya es un Hegel diferente.

 

JLN: Oh, pero al final de la Encyclopaedia escribe sobre el Geist gozándose infinitamente … ¡Infinitamente! Entonces, infinitamente significa desprovisto de cualquier objetividad u objetivación, no hay objetivación de la infinitud.

 

Marcia: No quiero ser la restricción de este goce, pero creo que es hora de irnos. Siempre es hora de irse.

 

IS: Siempre es hora de irse.

 

JLN: Oh si.

 

Notas

[1] El original en inglés fue publicado en la edición impresa de Baltic Worlds BW 2019: 3, pp 70-81. Publicado en Balticworlds.Com el 30 de diciembre de 2019 véase:

http://balticworlds.com/there-is-no-heritage/

La conversación fue programada por Marcía Sá Cavalcante Schuback, y editada por Marcía Sá Calvacante Schuback e Irina Sandomirskaja.

[2] Este es el resumen de artículo de Jean-Luc Nancy “Beni Vacanti”, Philosophy Today 60 (4) (Otoño 2016): 869–876.

[3] Frederick Engels, “Contribución a la historia del cristianismo primitivo”, 1894. Disponible en:

https://www.marxists.org/espanol/m-e/1894/crist-prim.htm.

[4] Hechos de los Apóstoles 4: 32-35: “32 Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común.33 Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos. 34 Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, 35 y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad.” Véase:

https://www.biblegateway.com/passage/?search=Hechos+4%3A32-36&version=RVR1960

[5] Hechos de los Apóstoles 5: 1-11 “Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios. Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron. Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido. Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto. Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. 10 Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido. 11 Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.” Véase:

https://www.biblegateway.com/passage/?search=Hechos+5%3A1-11&version=RVR1960

[6] Santiago 1: 9-11: “El hermano que es de humilde condición, gloríese en su exaltación; 10 pero el que es rico, en su humillación; porque él pasará como la flor de la hierba. 11 Porque cuando sale el sol con calor abrasador, la hierba se seca, su flor se cae, y perece su hermosa apariencia; así también se marchitará el rico en todas sus empresas.” Véase: https://www.biblegateway.com/passage/?search=Santiago+1%3A9-11&version=RVR1960

[7] Aristóteles, Constitución de los atenienses. Introducción, traducción y notas: Manuela García Valdez. Madrid: Gredos, 1984.

[8] Giorgio Agamben, Altísima pobreza. Reglas monásticas y formas de vida, Pre-textos, España, 2014.

[9] Comentario de Irina: etimológicamente heres está conectado a gr. cheros, viuda, huérfana y chera, viuda. Otra reconstrucción etimológica conecta la raíz latina hered con la idea de comer, que significa “aquello que devora lo que queda atrás”. Ver Merriam-Webster en https://www.merriam-webster.com/dictionary/heir

[10] Jean-Luc Nancy, “Beni vacanti”.

[11] “A nuestra herencia no la precede ningún testamento”. Nancy está citando a René Char, Furor and Mystery & Other Writings, (Boston: Black Widow Press, 2010): p. 156; para la discusión de Hannah Arendt, ver Hannah Arendt, “La tradición revolucionaria y su tesoro perdido”, en Sobre la revolution.

[12] P. la jouissance juridique, goce de los derechos (legales).

[13] Viktor Shklovsky, “O proshlom i nastoiashchem,” in: Sobranie sočinenii. T. 1, Revoliutsiia, (Novoe literaturnoe obozrenie: Moskva, 2018).

[14] El monólogo de Empedocles que se dirige a los ciudadanos, del Acto 2, Escena 4: “Entonces, ¡atrévete! tu herencia, lo que has ganado y aprendido, / Las narraciones de las voces de todos tus padres que te enseñan, / Todas las leyes y costumbres, los nombres de todos los dioses antiguos, / Olvida estas cosas con valentía; como bebés recién nacidos / Tus ojos se abrirán a la piedad de la naturaleza, / Y luego tu espíritu se encenderá / La luz del cielo, dulce aliento de vida / Luego te cubrirá el pecho de nuevo … ” Friedrich Hölderlin, La muerte de Empédocles.

[15] Nachlass: “Todo el dinero y la propiedad de una persona en particular, especialmente al morir”.

[16] Robert Musil, Nachlaß zu Lebzeiten, (Rowohlt: Hamburg, 1962/1936).

[17] N. van der Ben, “The Strasbourg Papyrus of Empedocles: Some Preliminary Remarks,” in: Mnemosyne Fourth Series, Vol. 52, Fasc. 5 (1999), 525—544 (20 pages)